💊 Ibuprofeno y riesgo cardíaco: los problemas (del abuso) de uno de los fármacos más usados del mundo

Ibuprofeno
Ibuprofeno

Estamos aprendiendo las consecuencias del mal uso de los medicamentos de la peor forma posible: sufriéndolas en nuestras propias carnes. El mal uso de antibióticos provoca resistencias, el mal uso de los opioides provoca adicciones y, según cada vez más investigaciones, el mal uso de medicamentos como el ibuprofeno está relacionado con problemas cardiacos.

Sí, tal y como suena, el ibuprofeno, uno de los medicamentos más utilizados del mundo, está relacionado con un aumento de 31% en el riesgo de paro cardiaco. Y otros antinflamatorios no esteroideos no se quedan atrás. Pero el problema no es el ibuprofeno, el problema es todo lo que le rodea. Aquí están las claves.

¿Qué son los «antinflamatorios no esteroideos (AINE)»?

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son un grupo de fármacos bastante heterogéneo que tienen algunas cosas en común: son antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos y, en menor medida, antiagregantes plaquetarios; es decir, reducen la inflamación, el dolor y la fiebre.

Estamos hablando de cosas como la aspirina, el ibuprofeno o el diclofenaco. Hasta hace unos años el paracetamol también era considerado un AINE, pero ya no se suele incluir por su escaso poder antiinflamatorio. Es decir, estamos hablando, por extensión, de algunos de los medicamentos más usados (y más conocidos) del mundo.

Son medicamentos bastante seguros si se usan correctamente y, por eso mismo, pueden comprarse sin receta en las farmacias o, incluso, en los supermercados de muchos países. En polvo, pastillas o jarabes, es rara la casa que no tiene en su botiquín una buena cantidad de AINEs por lo que pueda pasar.

¿Cuál es el problema?

Pero, pese a su seguridad, su abuso tiene consecuencias: la más evidente y famosa son los problemas digestivos y gastrointestinales. Es muy habitual que los tratamientos con AINEs (sobre todo, los de larga duración) vayan acompañados con un «protector gástrico» como el omeprazol para evitar problemas.

Pero en los últimos años, están apareciendo cada vez más evidencias que apuntan a que los AINEs aumentan significativamente el riesgo cardiovascular. El último estudio (que se une a otros publicados el verano pasado) confirma que el consumo no prescrito de ibuprofeno está asociado a un aumento de ese riesgo de hasta el 31%. El diclofenaco, otro AINE, aumenta hasta el 50%.

Los investigadores estudiaron casi 100.000 personas en Dinamarca. Según ellos, su influencia en la agregación plaquetaria, la formación de coágulos y el posible estrechamiento de las arterias son algunas de las posibles causas de este aumento del riesgo cardíaco.

Ver artículo completo en: https://goo.gl/sjgXwh

Síguenos en Twitter: «Entorno Salud» @ent_salud

Commentarios