💊 El infarto de Miocardio y sus síntomas

Infarto de miocardio
Infarto de miocardio

El infarto de miocardio es una patología que te puede sobrevenir en cualquier momento y tener consecuencias mortales, por lo que conocer sus síntomas, sus factores de riesgo y ciertos aspectos para prevenirlo son tres cosas que te pueden salvar la vida y que vas a poder descubrir en este artículo.

El infarto de miocardio, conocido popularmente como ataque al corazón, es la consecuencia de una falta de riego sanguíneo por la obstrucción o estenosis (estrechamiento) de una arteria. Esta situación provoca la muerte de células sanguíneas del músculo cardíaco, con la consecuencia de que puede llegar a suspender su funcionamiento, y es una patología que también puede afectar a otros órganos de nuestro cuerpo.

Cuando se utiliza el término “infarto agudo”, este se refiere al hecho de que el infarto se ha producido de forma súbita o repentina.

¿CÓMO SE DESARROLLA UN INFARTO DE MIOCARDIO?

El proceso que sigue un infarto de miocardio se puede resumir en tres etapas:

  • Primero se produce el estrechamiento de una o de varias arterias coronarias, que puede conducir a su obstrucción, lo que provoca un bloqueo total o parcial del flujo sanguíneo que conducen. Las arterias coronarias son las que llevan la sangre al músculo cardíaco o miocardio.
  • Como consecuencia de lo anterior, el músculo cardíaco deja de recibir el oxígeno que necesita para mantener vivas las células que lo componen.
  • También como consecuencia de lo anterior, si la falta de oxígeno se prolonga demasiado tiempo, empiezan a morir las células que forman el tejido del músculo cardíaco hasta que deja de funcionar.

Imágen 02 de infarto de miocardio

Representación de una obstrucción arterial a causa de un ateroma o depósito de grasa, que suele ser una de las principales causas de infarto de miocardio.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE NOS DEBEN ALERTAR SOBRE UN INFARTO DE MIOCARDIO?

Antes de entrar en detalles sobre esta cuestión, conviene destacar que los síntomas asociados a un infarto de miocardio son diferentes en hombres y mujeres, lo que provoca en muchos casos que las mujeres los interpreten erróneamente como otros problemas de salud.

Con carácter general, los síntomas que se desencadenan durante un infarto de miocardio son fáciles de identificar y responden a los siguientes signos:

  • En primer lugar, es importante destacar que antes de padecer un infarto es frecuente sentirse indispuesto, unas horas antes o incluso el día anterior, con sensaciones parecidas a las de un corte de digestión como mareos y náuseas.
  • Posteriormente, el mal funcionamiento del músculo cardíaco provoca un fuerte dolor en el pecho, que suele ir asociado a una sensación de presión muy fuerte, como si se estuviera soportando un peso elevado sobre el pecho. Esto es debido a que el corazón no está recibiendo la cantidad necesaria de sangre y se ve sometido a un sobreesfuerzo.
  • El dolor anterior se puede extender hacia los brazos (especialmente el brazo izquierdo), los hombros o la espalda, e incluso llegar hasta las mandíbulas.
  • Paralelamente, se pueden experimentar distintas sensaciones como nauseas, mareos y dificultades para respirar.
  • Las sensaciones descritas anteriormente pueden desencadenar un estado de ansiedad repentino y un exceso de transpiración con sudoración fría.

En la mayoría de los casos no se presentan todos los síntomas descritos, sino una combinación variable de algunos de ellos.

¿ CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DIFERENCIALES DE UN INFARTO DE MIOCARDIO PARA LA MUJER?

En el caso de las mujeres, cuando sufren un infarto de miocardio no suelen sentir la sensación de presión sobre el pecho que se produce en el caso de los hombres. En su lugar, lo que sienten las mujeres con mayor intensidad son los siguientes trastornos:

  • Punzadas dolorosas en el pecho que sustituyen a la sensación de presión experimentada por los hombres. Este dolor puede ser intermitente y no demasiado intenso, pero produce unas sensaciones que no se han experimentado antes.
  • Cansancio muscular repentino e injustificado, acompañado de una sensación de debilidad. Esto se produce como consecuencia de la falta de energía asociada a los problemas de oxigenación del músculo cardíaco.
  • Sensación de ahogo o de falta de aire. Es una sensación que suele producirse de forma repentina, tanto en reposo o mientras se realiza una actividad física normal, y que suele inducir a tratar de obtener más aire mediante inspiraciones profundas. Este síntoma se debe a la dificultad del corazón para bombear sangre, que acaba congestionando los pulmones.
  • Dolor abdominal en la parte alta del estómago, que no suele extenderse por debajo del ombligo, lo que se suele confundir con otro tipo de trastornos.
  • Nauseas con vómitos. En este sentido hay que destacar el hecho de que las mujeres son mucho más propensas que los hombres a experimentar este síntoma.
  • Cambio de la coloración de la piel, que se torna más pálida y suele amoratarse alrededor de los labios.
  • Ansiedad extrema. Es un tipo de ansiedad que se caracteriza, en la mayoría de los casos, por la sensación de que se aproxima una muerte inminente.

Naturalmente, las mujeres también pueden experimentar alguno o varios de los síntomas descritos al principio de este punto del artículo. 

¿CUÁLES SON LOS FACTORES DE RIESGO QUE INCREMENTAN LA POSIBILIDAD DE PADECER UN INFARTO DE MIOCARDIO?

Con carácter general y afectando por igual a hombres y mujeres, los factores de riesgo más relevantes que se asocian a la posibilidad de sufrir un infarto de miocardio son los siguientes:

  • Hipertensión arterial
  • Arterioesclerosis
  • Colesterol elevado
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Tabaquismo
  • Píldora anticonceptiva (en el caso de las mujeres)
  • Estrés
  • Edad avanzada

¿ES CIERTO QUE LAS MUJERES SON MENOS PROPENSAS A PADECER UN INFARTO DE MIOCARDIO?

Sobre esta cuestión se ha manifestado la doctora Rosa María Lidón, que es presidenta de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología, afirmando lo siguiente:  “En las mujeres, la enfermedad se manifiesta unos diez años más tarde que en los hombres porque la situación hormonal de la mujer menstruante hace que esté más protegida contra el riesgo de padecer un infarto de miocardio. Pero el mito que circula de que no les afecta la cardiopatía isquémica es totalmente falso”.

¿HAY FORMAS DE PREVENIR O DISMINUIR EL RIESGO DE PADECER UN INFARTO DE MIOCARDIO?

Efectivamente, si las hay, y se trata de mantener unas pautas de vida saludables, dedicando especial atención a los siguientes aspectos:

  • Mantener una dieta equilibrada de estilo mediterráneo, que sea rica en frutas, hortalizas, legumbres y cereales integrales, ya que está demostrado científicamente que la dieta mediterránea es la más eficiente para prevenir la aparición de infartos de miocardio y las recaídas posteriores.
  • Evitar el tabaquismo y reducir al máximo el consumo de alcohol.
  • Practicar con regularidad algún ejercicio aeróbico ( ejercicios que incrementan el ritmo respiratorio), especialmente los relacionados con caminar a buen ritmo, ir en bicicleta o la natación. En este sentido te recomendamos que leas nuestro artículo Power Walking. Caminar buen ritmo para estar en forma, del que te acabamos de dejar un enlace.

Imágen 01 de Power Walking

La práctica regular de algún ejercicio aeróbico, como caminar a buen ritmo, incrementa considerablemente la prevención contra el infarto de miocardio.

Para finalizar una última recomendación: Si en algún momento empiezas a sentir punzadas dolorosas o sensación de presión en el pecho, acompañados de alguno o de varios de los síntomas descritos en este artículo, es muy  importante que solicites ayuda médica con carácter urgente para que procedan a evaluarte y descartar el riesgo de que estés padeciendo un infarto de miocardio.

Commentarios